25/6/13

Jueces: leguleyos con toga

La judicatura en otros sitios no sé cómo funcionará; en España tiene actuaciones sorprendentes que dejan al pobre lego que las soporta ojiplático y boquiabierto. O a lo mejor, el problema estriba en que la plebe que sufre a pasantes, procuradores, abogados, magistrados, jueces de diversas audiencias y seres del mismo jaez no puede entenderlos porque si no se supiere conjugar los verbos en futuro de subjuntivo, se dedujere de ello que los simples mortales nunca estarán capacitados para otra cosa que no fuere laudar y acatar lo que los togados con puñetas juzgaren. Un ejemplo: un tal Josechu Ibaceta, asesor de Bildu, amenazó (presuntamente, eso sí; aunque hay un par de vídeos en youtube donde se ve y se oye al valiente gudari perpetrando la amenaza) con pegar un par de tiros a unos aficionados al fútbol que paseaban con la camiseta de la selección española. Así que se le lleva a juicio y la Audiencia Nacional considera que no es creíble que dijera tales palabras ni tampoco es creíble la amenaza porque (muy importante) no tiene permiso de armas. Toda España puede estar ya tranquila porque los ochocientos veintinueve asesinados por eta desde 1.975 hasta hoy lo fueron legalmente ya que esos etarras tenían permiso de armas. Casi seguro.

7 tuvieron a bien dar su opinión:

Kikas dijo...

Juan Carlos...
En algún lugar tiene que haber un futuro de subjuntivo subordinado que no han contado los medios de comunicación...
No se puede decir una bobada tal...
(Las barbaridades son otra cosa)

Anónimo dijo...

Y que vas a hacer tu? Jajajajajajajajajajaja

Kassiopea. dijo...

La justicia de este país ya se sabe.

Toy folloso dijo...

Y mira que hay actuaciones flipantes de los administradores de justicia, para fijarse precisamente en este incómodo ejemplo (porque como ha pasado mil veces antes, igual otro día, llegan a renombrar las calles de los pueblos en honor a sus libertadores -los de la pistola-).

MAMUMA dijo...

Es acojonante la reflexión de este juez, ni Groucho Marx le superaría.

AMADO MIO dijo...

El segundo chiste es real como la vida misma, que me dijo un poli un día que fui denunciar un robo de los varios de que he sido víctima en los madriles, que mejor que no me enterase del acto, porque si me entero y me resisto, el caco tiene derecho a defenderse! !ª!!!!

mariajesusparadela dijo...

La desgracia de los justicieros injustos es que conocen la ley, la trampa y las interpretaciones de la ley y la trampa.
Desgracia para nosotros, claro.